Todas las empresas, pequeñas o grandes, manejan muchos datos almacenados en su sistema de información. Para tomar las decisiones adecuadas hay que analizar esa información y convertirla en conocimiento.

Las empresas pequeñas tienen la ventaja de que su volumen de datos es más reducido y el sistema de Business Intelligence puede considerarlos todos a la hora de calcular los indicadores y realizar el análisis necesario, por lo que el resultado obtenido es muy fiable.

Business Intelligence PYME

En las empresas grandes el volumen de información es muy alto y solo pueden tenerse en cuenta una parte de ellos para el análisis, perdiendo en el camino parte de la riqueza de los datos originales.

Las empresas pequeñas consideran que este tipo de herramientas no es adecuado para ellas por diversos motivos, algunos de los cuales componen la lista de los mitos del Business Intelligence en las PYMES:
– Las soluciones de Business Intelligence son caras
– No es adecuado para nosotros
– En nuestro sector no se usan
– No tenemos tiempo para eso
– Nosotros conocemos bien nuestro negocio …

En primer lugar, cuando se considera que estas herramientas son caras, no estoy muy seguro de con qué se comparan. Probablemente no lo hagan con la falta de información necesaria para la toma de decisiones.

En la época que hemos dejado atrás, de abundancia, las empresas podían permitirse el lujo de no ser eficientes, porque había mucho volumen de negocio y se “ganaba dinero”.

En la actualidad, la diferencia entre el conocimiento exacto de la rentabilidad de nuestros productos y de nuestros clientes y los datos aproximados, puede suponer el cierre de una empresa.

Muchas empresas consideran que sus mejores clientes son aquellos que más compran, sin tener en cuenta otros parámetros fundamentales como las devoluciones, las incidencias, los retrasos en los pagos, los descuentos abusivos y un largo etcétera.

De esta forma, se mima a clientes que si los “regaláramos” a nuestra competencia mejorarían sensiblemente nuestros beneficios. Facturar más no significa mayor rentabilidad. En muchos casos es todo lo contrario, porque para subir ventas se recurre a estrategias comerciales muy agresivas con determinados clientes.

Con respecto a la falta de tiempo, el desconocimiento de estas herramientas hace suponer al empresario que dedicar un montón de horas a redactar y revisar informes en lugar de analizarlos para tomar decisiones es ganar tiempo.

Matriz BCG

Por último, sobre el conocimiento de su negocio, dos de los elementos más importantes sobre los que hay que mantener el foco son los clientes y nuestra cartera de productos. Sobre los clientes ya he hablado un poco más arriba y sobre los productos, los empresarios deberían conocer la Matriz de rentabilidad de Boston Consulting Group y verificar de forma regular su cartera de productos y servicios.