A la hora de llevar a cabo cualquier actividad, considero que hay principalmente dos tipos de personas: los que se preparan y los que no. Bueno, como el mundo no es blanco o negro, supongo que podríamos hacer un tercer conjunto con aquellos que se preparan un poquito, con un abanico grande de cuanto es un “poquito”. Me ha venido esta reflexión hace unos día, durante mi etapa anual en el Camino de Santiago. Este es el tercer año consecutivo…