En CMI Gestión cumplimos 10 años y solo puedo decir que ha sido una etapa espectacular. Como era de esperar ha habido momentos malos y momentos buenos, algunos difíciles, muchos retadores y una sensación en conjunto de satisfacción por el camino recorrido.

La aventura empezó hace una década para dar sentido a mi inquietud por cambiar mi vida profesional, pasando de directivo en una empresa industrial tecnológica a desarrollar proyectos de mejora empresarial por mi cuenta.

Los comienzos no fueron fáciles y los proyectos tardaron en llegar más de lo previsto, situación bastante común entre los emprendedores, que por lo visto solemos ser muy optimistas con las previsiones.

CMI Gestión

El planteamiento inicial ponía el foco en ofrecer servicios de Consultoría Estratégica, Cuadro de Mando Integral y Business Intelligence, que por aquella época no eran muy conocidos en mi zona de influencia geográfica, sobre todo los dos últimos.

Con el desarrollo de los primeros proyectos empezó el mayor aprendizaje, porque haciendo es cómo mejor se aprende. Con cada nuevo problema, con cada situación diferente, con cada objetivo que se tardaba en alcanzar más tiempo del previsto, seguía aprendiendo y mejorando.

En todos estos años la máxima que me ha impulsado se ha mantenido constante, “Ayudar a las empresas a ser más competitivas y a los profesionales a seguir mejorando”. Mi lema ha sido siempre aportar valor, haga lo que haga.

En estos 10 años ha habido diferentes etapas que se han solapado en diferentes ámbitos de mi desarrollo personal y profesional:

1. Desde el punto de vista de proyectos y clientes, los primeros años (2007-2011) fueron de un crecimiento lento y progresivo a pesar de haber empezado mi andadura justo en el comienzo de la crisis.
El año 2012 fue un año muy difícil porque el mercado empresarial estaba desconcertado y no sabía hacia donde ir. Desde el gobierno se daban señales de recuperación pero la realidad no acompañaba, de forma que las empresas se pusieron en modo supervivencia y pocas se atrevían a abordar proyectos de mejora.
En 2013 empezó otra etapa, con nuevos proyectos y un mayor crecimiento que me ha traído hasta nuestros dias. Está última etapa se ha caracterizado por un mayor desarrollo personal y la posibilidad de ser más selectivo con los proyectos, aprovechando la marca y el posicionamiento en el mercado conseguido en estos años.

Todas las empresas tienen un punto de equilibrio, a partir del cual empiezan a ser rentables. En el caso de los profesionales que ofrecemos servicios, este punto de equilibrio tiene una doble lectura. Además de la ansiada rentabilidad, alcanzar ese punto supone poder decir que NO a aquellos proyectos que no están alineados con nuestros valores.

Cuando aceptas determinados proyectos porque necesitas alcanzar un mínimo de facturación, es como si estuvieras hipotecando una parte de tu alma. Al menos yo lo siento así. Alcanzar el punto de equilibrio me permitió empezar a elegir aquellos proyectos en los que de verdad compartía mis valores con los de la empresa con la que trabajaba y os puedo decir que la diferencia es enorme.

CMI Gestión

2. Desde el punto del desarrollo personal y profesional las etapas han sido diferentes.

En los primeros años acudí a muchos eventos, lo que me permitió alcanzar varios de los objetivos iniciales:
– Seguir aprendiendo y captar temas nuevos para mi desarrollo profesional
– Conocer personas y profesionales de diversos ámbitos
– Darme a conocer y desarrollar mi marca personal

En 2008 puse en marcha este blog y empecé a colaborar con Miguel Sánchez de León en Iniciador Alicante, que se convertiría en el origen del ecosistema emprendedor de la provincia, y uno de los más activos de nuestro país. A Iniciador le siguieron iWeekend y multitud de eventos para emprendedores a lo largo de 4 años. Fue una etapa fantástica, en la que tuve ocasión de conocer a muchas personas que me dejaron huella, de las que aprendí mucho y con las que compartimos momentos geniales.

Esta etapa me permitió ampliar y difundir mi marca personal por la gran actividad desarrollada en los eventos y en las redes sociales (RRSS), todavía en pañales en nuestro país en aquella época.

Fue precisamente el desarrollo de las RRSS y el Marketing Online lo que me animó a poner en marcha otros proyectos de manera paralela a la actividad de CMI Gestión.

En Itinerae compartí durante dos años un proyecto de formación muy especial con otros 3 socios (entre ellos Clara y José Manuel, de Témpora Consultores). No funcionó como esperábamos pero aprendí mucho y me llevé tres grandes lecciones:
1. No se puede montar un proyecto emprendedor en el que no haya un líder indiscutible, solo uno, aunque el proyecto sea compartido.
2. Para que un proyecto emprendedor funcione tienes que dedicarle el 120% de tu tiempo y tu esfuerzo.
3. El Marketing es fundamental para el éxito de cualquier proyecto.

Las dos primeras las incorporé como lecciones de vida y la tercera me impulsó a formarme en Marketing Estratégico, con la enorme suerte de encontrar un programa formativo y un profesor que cambió completamente mi visión de la Estrategia Empresarial y mi enfoque como consultor. Gracias J.F.

CMI Gestión

 

Obsession Media fue otra etapa de dos años con muchos aprendizajes. Surgió como agencia de MK Online para dar respuesta a una situación que me estaba encontrando en los proyectos de Consultoría Estratégica relacionada con la necesidad de las empresas de tener una buena presencia online, y una estrategia de comunicación adecuada en RRSS. Fue una sociedad que me propuso montar Luís Villanueva y de la que también me llevé muchos aprendizajes.

El tercer proyecto que compartí con CMI Gestión de 2010 a 2014 fueron los Cursos de Community Manager en la Universidad de Elche y de Murcia. Eran cursos independientes de las universidades, con programas propios y un cuadro de profesores seleccionados entre los mejores profesionales del MK Online de todo el país en aquella época. Tuve la oportunidad de trabajar con fantásticos profesionales y mejores personas, y llevarme un montón de experiencias y momentos inolvidables. También guardo un recuerdo muy especial de los alumnos de las 6 ediciones que llevamos a cabo, con algunos de los cuales todavía tengo contacto.

A finales de 2014, tras un periodo de reflexión que ahora repito cada año (afilar la sierra, como decía Stephen Covey) decidí cerrar todos los proyectos relacionados con el MK Online y los eventos para volver a centrarme al 100% en CMI Gestión.

Estoy muy satisfecho de cada uno de estos proyectos, de las personas que me han permitido conocer y de los aprendizajes que he incorporado gracias a ellos. Mi proyecto principal ha sido siempre CMI Gestión y el cumplir 10 años de recorrido me ha hecho volver la mirada atrás para reflexionar sobre el camino recorrido, las dificultades superadas y la satisfacción de todo lo experimentado.

Quiero terminar agradeciendo a todas las personas con las que he tenido la oportunidad de compartir este camino (compañeros, colaboradores, clientes, profesores y alumnos), su confianza, su colaboración, su amistad y su apoyo. Son muchas para nombrarlas a todas, pero cada uno sabe lo que me ha aportado y lo que hemos compartido juntos. Gracias, de corazón. Estos 10 años no habrían sido posible sin vosotros.

Guardo un agradecimiento muy especial para mi mujer, Begoña, que siempre ha confiado en mi, que me ha ayudado en los momentos duros, que me ha apoyado en las decisiones difíciles, ha sabido comprenderme cuando le contaba mis nuevos proyectos y aventuras, y siempre ha estado a mi lado, aunque no haya tenido una presencia visible.

Al final ha quedado un poco más largo de lo que pretendía, pero me apetecía compartirlo con vosotros, que habéis estado aquí a lo largo de estos años. Gracias a vosotros también.

Francisco Páez