Los equipos de alto rendimiento están muy asociados al mundo del deporte y la competición, porque la audiencia que se obtiene en estas noticias es mucho mayor de la que puede obtener cualquier empresa con su día a día.
Sin embargo, el impacto que tiene en cualquier organización el disponer de equipos de alto rendimiento es enorme y puede marcar la diferencia entre ser uno más en el mercado o el líder indiscutible en tu segmento.

Coaching de EquiposLo interesante es que pueden crearse equipos de alto rendimiento a diferentes niveles en la empresa, siendo el más importante el equipo directivo. Por este motivo es el primero que debe desarrollarse y que luego permitirá extender esta cultura a los demás equipos de la organización.

Uno de los procesos más efectivos para desarrollar un equipo de alto rendimiento es el Coaching de Equipos. Un Coach de equipos se pone al servicio del equipo para ayudarles a conseguir resultados extraordinarios.

La diferencia entre un grupo de personas que trabajan juntas y un verdadero equipo es la clave del éxito:

Un equipo es un conjunto de personas que se han puesto de acuerdo en cómo ponerse de acuerdo cuando no estén de acuerdo.

En ocasiones las empresas buscan fichajes estrella para su equipo con el fin de incrementar la competitividad de la organización. Sin embargo, esta práctica no garantiza el éxito porque hay estrellas que no saben trabajar en equipo.

Gente inteligente no hace necesariamente un equipo inteligente. Pero un equipo inteligente hace mucho más inteligentes a sus miembros.

Nuestra misión en el Coaching de Equipos es observar al equipo como un sistema, identificando patrones de conducta que se puedan mejorar. No buscamos señalar actitudes inadecuadas de algunos de sus miembros, sino que les acompañamos como conjunto en su evolución.

Partimos desde la base de la inocencia: “El equipo no es culpable de lo que no ve.” Por lo tanto, nuestra labor se basa en mostrarle su comportamiento como equipo para que ellos decidan lo que les gustaría mejorar.

Es habitual encontrarnos con personas que dicen que hacen bien su trabajo y se esfuerzan al máximo. Y realmente suele ser así. Lo que sucede es que el equipo normalmente funciona al 15-20% de lo que puede, pero al 100% de lo que cree que puede.

Las etapas del proceso de Coaching de Equipos

Como en muchos otros procesos de evolución y mejora, en el Coaching de Equipos trabajamos para:

  • Identificar la Situación Actual
  • Definir la Situación Ideal
  • Marcar una reglas de juego
  • Desarrollar el proceso
  • Hacer una Evaluación Final


Uno de los momentos clave es la definición del objetivo común. Que el líder tenga un reto no significa que el equipo tenga un objetivo común. El objetivo del equipo debe ser compartido. En el punto de partida no suele haber un compromiso conjunto, solo objetivos individuales.

Nuestro reto es conseguir que al final del proceso cada uno de los miembros del equipo llegue a poner el objetivo del equipo por encima del de su departamento y del suyo propio.