Hace unos días, conversando con los responsables de una pequeña empresa, me transmitian su inquietud sobre el comportamiento de los operarios del área de producción. Al parecer, estos empleados tenían una actitud de aislamiento con el resto de la empresa. Organizaban eventos (cenas, comidas, etc.) sin contar con el resto de compañeros.

Al preguntarles cual consideraban ellos que era la causa de dicha actitud, no supieron responder con exactitud.

Sin embargo, el tema me resulta vagamente familiar por haberlo vivido ya en otras empresas. Es lo que yo denomino “Las Islas”.  En estos casos, suelo recomendar a los responsables que busquen el “Eslabón Perdido”.

En algún punto de la organización, entre el equipo directivo y el departamento en cuestión, se ha perdido la conexión humana. Aunque la dirección de la empresa tenga muy clara sus políticas, sus valores y sus prioridades estratégicas, toda esta información, que permite a los empleados compartir con la dirección la ilusión por el proyecto, la motivación necesaria para el día a día y las ganas de trabajar en equipo, no llega a determinadas “Islas” dentro de la empresa.

En la mayor parte de las ocasiones, existe ese “Eslabón Perdido” que rompe los lazos de comunicación entre los miembros de su equipo y el resto de la organización.

Las causas que motivan este comportamiento son muy diversas, pero entre ellas están:

– Escasa o nula motivación para desempeñar su labor en la organización.
– Falta de la formación adecuada para las responsabilidades personales que su puesto implica.
– Modelo de comportamiento (actitud) obsoleto y alejado de la realidad de la empresa.
– Miedo a perder su estatus.

Mi recomendación en estos casos es buscar el “Eslabón Perdido” y analizar las causas concretas de su comportamiento.  Es necesario averiguar si esta persona necesita ayuda para superar esta etapa o su actitud es irreversible. En este último caso, lo más aconsejable es pactar un acuerdo para que abandone la organización, ya que este tipo de comportamientos suele tener una repercusión muy negativa en el resto del equipo, que se va agravando con el tiempo.

¿Tenéis “Islas” en vuestras organizaciones?  ¿Habéis identificado el “Eslabón Perdido” ?

Entonces, ……. ¿ a qué estáis esperando?

Saludos.
Francisco Páez

** La viñeta de Forges